Cómo empezar a pensar en grande en 3 sencillos pasos...

Pensar en pequeño es natural. Con el tiempo, la gente pierde la capacidad de soñar. Nos volvemos reacios al riesgo y sacrificamos metas.


Cuando reconocemos los límites de pensar en pequeño, podemos volver a entrenarnos para pensar en grande. Para comenzar a pensar en grande hoy, deberás seguir tres sencillos pasos, pero efectivos.


Paso 1. Imagina las posibilidades.

Date permiso para soñar. Esto puede implicar suspender la incredulidad. La mayoría de las personas desarrollan el hábito de oponerse a las metas antes de que echen raíces. En lugar de pensar, "¿Qué pasa si fallo?" pensar "¿Qué pasa si tengo éxito?"

Los líderes imaginan posibilidades y siguen reinventando lo que es posible más allá de cada logro.


Paso 2. Escribe tu sueño.

Los pensamientos se desenredan pasando por los labios y por las puntas de los lápices. Para darte una oportunidad real de perseguir tu sueño, aclara lo que quieres. Hay algo en la escritura que aporta esta claridad. Esto no se limita a la vida laboral sino a cualquier ámbito de tu vida.


Que tus sueños pesen mas que tus excusas.

Paso 3. Conecta lo que está en juego.

Aclara tu por qué. Mucha gente se salta este paso y es un error. Saber lo que está en juego te mantendrá lleno de energía en el camino hacia el logro. Una vez que empieces a trabajar en tu sueño, cuando quieras abandonar, recuerda por qué empezaste para mantenerte motivado.



Pensar en grande es una habilidad que se puede aprender. Tu entorno puede aumentar o reducir tu pensamiento. A medida que desarrolles esta habilidad, se deliberado sobre con quién pasar el tiempo. Anímense unos a otros a expresar sus sueños más salvajes y celebren juntos las victorias.

Empezar a pensar en grande es difícil, pero seguir pensando en grande es aún más difícil.

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Región Metropolitana, Chile. | Copyright © 2020 dialgobueno.com

  • Facebook Di Algo Bueno
  • Di Algo Bueno en Instagram