Cómo cultivar el agradecimiento (4 desafíos de gratitud)

A partir de la semana que leas este post. Te desafío a que tomes una temporada para concentrarte en el agradecimiento en lugar de pensar en lo negativo. Todos tenemos el poder de cambiar nuestra forma de pensar, de cambiar nuestra perspectiva de frustración o ansiedad a positividad y esperanza.


pareja agradecida

Las personas más edificantes son aquellas que han cultivado el hábito de la gratitud. Son las personas que, incluso en las circunstancias más difíciles, siempre encuentran motivos para estar agradecidos. Pero ¿Cuál es su secreto? ¿Cómo mantienen esta perspectiva positiva?

Este hábito o mentalidad de gratitud no sucedió de la noche a la mañana. Ningún hábito lo hace. Es algo que requiere intencionalidad y práctica. Y es vital para vivir una vida equilibrada. Las investigaciones nos muestran que la gratitud ayuda a las personas a vivir vidas más largas y saludables.

Entonces, esta semana, desde que leas este post, quiero dejarte con cuatro desafíos de gratitud para ayudar a cultivar el agradecimiento.

  1. Reconoce a los que te rodean. En este mundo acelerado, pasamos de una actividad a otra sin detenernos a apreciar lo que se logró. Reserva diez minutos esta semana para que alguien a tu alrededor sepa cuánto lo aprecias. Te desafío a que hagas algo para mostrar tu gratitud. Lleva a tu colega que te ayudó en un gran proyecto, un café mañana por la mañana. O si tu pareja se esforzó por hacer algo por ti, déjale una nota de agradecimiento. Estos actos de gratitud simples y tangibles no toman mucho tiempo, pero producen beneficios tanto para ti como para el destinatario.

  2. Reconoce los desafíos de crecimiento que pueden traer. Todos hemos enfrentado nuevos desafíos y obstáculos el año que pasó. Te desafío a que escribas al menos un obstáculo que hayas enfrentado y qué experiencia positiva surgió de él. Esto te ayudará a recordar la fuerza que tuviste para superarlo e inspirará gratitud por quién y qué te ayudó en el camino. Al concentrarse en lo positivo en lugar de en lo negativo, te resultará más fácil desarrollar una mentalidad de gratitud a pesar de las circunstancias que estén fuera de tu control.

  3. Da las gracias por las pequeñas cosas. Muchas veces nos olvidamos de agradecer a aquellos que constantemente se mantienen al día y administran todas las tareas diarias requeridas para que nuestro trabajo esté terminado o para que nuestro hogar funcione sin problemas. Elije un momento cada día en el que tenga unos momentos libres para enviar mensajes de texto o enviar un correo electrónico a esas personas con un rápido agradecimiento. Esta puede ser una manera fácil de desarrollar el hábito de la gratitud si se toma el tiempo para hacerlo todos los días.

  4. Reserva tiempo para tu propia reflexión personal. Dedica al menos diez minutos a reflexionar sobre las razones por las que debes estar agradecido. Tómate el tiempo para hacer una lista. Es increíble cómo el simple hecho de escribir aquello por lo que debes estar agradecido puede cambiar tu actitud y perspectiva. Esta mentalidad de gratitud es convincente. Cuando te tomas el tiempo para concentrarte en ello dentro de ti, a menudo también encontrarás a otros inspirados en él.


Irás descubriendo que cuanto más reconoces lo bueno, más feliz serás.


16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo