3 formas de progresar diariamente en tus metas.

Los objetivos de hábitos te mantienen enfocado en pequeñas tareas que se pueden completar todos los días. Las victorias constantes mantienen el impulso. Un objetivo más popular es un objetivo de logro. Son las grandes metas que terminan paralizándote en lugar de empujarte. Requieren intensidad. Son los pequeños pasos los que tienen un gran impacto.

Si deseas progresar, deberás cambiar la intensidad por consistencia. Sigue estos 3 pasos para avanzar cada vez más hacia tus metas hoy.

Paso 1: Aclara tu objetivo.

No puedes lograr una meta hasta que la hayas definido. La visión siempre es lo primero. Ya sea que estés trabajando hacia un objetivo de hábito o un objetivo de logro, ten claridad sobre el resultado final que deseas.


Se específico sobre tu objetivo. ¡Y ANOTALO!. Los pensamientos se desenredan al pasar por los labios y por las puntas de los lápices. Hasta que no puedas escribir una meta clara, no sabrás realmente lo que quieres.


Escribir el objetivo es especialmente importante cuando hay un equipo involucrado. Puedes sentir claridad en tu cerebro, pero no puedes crear alineación hasta que esté en papel. Este primer paso es fundamental para el éxito.



Paso 2: realiza un seguimiento de tu progreso.

El seguimiento del progreso logra dos objetivos:

  1. Refuerza el hábito mediante la auto-responsabilidad.

  2. Aumenta la motivación al mostrarte el progreso visual.

Registrar tu progreso te mantendrá motivado. Ver la cadena del éxito generará más impulso para los próximos días.


Si no estás seguro de cómo comenzar con el seguimiento, mi equipo puede ayudarte. Hicimos una lista de seguimiento de hábitos gratuita perfecta, que puedes adaptar a tus pequeñas metas y puedes descargar aquí.


Paso 3: Consigue un socio responsable.

Establecer una relación con un socio responsable podría ser el paso más importante que puedes dar. No soy la primera persona en decir eso. El versículos 9 y 10 de Eclesiastés 4 dice:

“Dos son mejores que uno porque obtienen un buen rendimiento por su trabajo. Porque si alguno de ellos cae, el otro levantará a su compañero. Pero ¡ay del que cae cuando está solo! ”. Ese es el valor de la responsabilidad.


Una vez que decidas conseguir a un socio responsable, es de vital importancia elegir a la persona adecuada.


Tu socio responsable debe ser alentador. Puede ser un amigo o un compañero de trabajo. También podría ser un consejero o entrenador.


El progreso está a tu alcance, pero es posible que debas reestructurar tu forma de pensar sobre las metas. Cuando te inclinas hacia los objetivos habituales en lugar de los objetivos de logro, te pondrás en movimiento más rápido.



Entradas Recientes

Ver todo

Región Metropolitana, Chile. | Copyright © 2020 dialgobueno.com

  • Facebook Di Algo Bueno
  • Di Algo Bueno en Instagram